domingo, 15 de septiembre de 2013

AÑO NUEVO EN SEPTIEMBRE

Cuando hemos dejado atrás los calurosos días de los meses precedentes, cuando el tiempo de ocio, las vacaciones, el relax, han llegado a su fin, nos enfrentamos con el mes de la esperanza: septiembre. Esperanza para los niños y niñas que se enfrentan, ilusionados, a un nuevo curso escolar, con el estreno de libros, mochilas, y la emoción de conocer a nuevos profesores y compañeros. Preocupación de los padres por los dispendios que se le avecinan, teniendo que hacer frente a los gastos de sus hijos y al paro, con los bolsillos vacíos para complacer a sus vástagos que no entienden por qué no pueden estrenar cartera, uniforme, libros y tienen que conformarse con material prestado. En estos días, por todos los pueblos de nuestra Extremadura contemplaremos el paso de los escolares camino del colegio, asistiremos a escenas familiares entrañables, con llantos incluidos, principalmente, para los que inician su aventura escolar, abordan una nueva fase, fuera de la seguridad del hogar. El paso de la casa a la guardería será la primera etapa que quemen los pequeños, junto con otras que le deparará la vida: pandilla, pareja, emancipación... Para los políticos también el curso político se reanuda en septiembre, y seguro que muchos temerán enfrentarse a la realidad nada halagüeña que se les avecina. Unos deberán enfrentarse a acusaciones por temas escabrosos, otros deberán tomar decisiones dolorosas y, quizá, más recortes en sanidad y educación. Las televisiones estrenan en este mes sus programas otoñales, anunciados a bombo y platillo después de las repeticiones del verano; se reanudan las tertulias, se abordan los proyectos aparcados durante el verano, todo vuelve a cobrar vida a partir de septiembre. Y, cómo no, el día 8 celebramos nuestro Día de Extremadura, no sólo en Guadalupe, sino en los Hogares Extremeños distribuidos por toda España. La extremeñidad es algo que nos une y hace que nos sintamos orgullosos de nuestra tierra, especialmente los que viven lejos de ella. Septiembre es el mes más importante del año a casi todos los niveles. Por eso, el año nuevo no debería empezar en enero sino en septiembre. ROSA LÓPEZ CASERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Free Counter and Web Stats